Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
Usuario Contraseña
Menu 

Especialidades / Enfermedades crónicas / Dermatología

Fecha de publicación: 28 febrero, 2017 / Fecha de Modificación: 30 marzo, 2017

La higiene y la prevención de la sobreinfección en una piel atópica

Doctor Raúl de Lucas. Dermatólogo pediátrico del Hospital Universitario La Paz de Madrid

Redacción Farmacosalud.com

-La evolución de la dermatitis atópica suele ser fluctuante. ¿Qué factores están relacionados con los brotes de esta patología?
Aunque el curso de la dermatitis atópica es fluctuante y muchas veces no identificamos una causa concreta, existen una serie de factores desencadenantes de la patología. Entre los más aceptados encontramos los factores climáticos (clima seco y frío), que pueden dar lugar a inflamación en una barrera cutánea alterada (que es la principal característica de la piel atópica), la sudoración excesiva, la polución (determinadas sustancias pueden actuar como irritantes en contacto con la piel), el uso de jabones alcalinos que dañan aún más esa barrera cutánea, y otro factor más difícilmente medible como es el estrés emocional.

-¿Qué complicaciones en piel presenta una dermatitis atópica?
La complicación más inmediata es el prurito, que hace que interfiera en el sueño y la concentración y que disminuya de forma muy relevante la calidad de vida del paciente y de sus cuidadores.

Desde el punto de vista dermatológico, es sin duda la infección cutánea la complicación más frecuente: la alteración de la barrera cutánea hace que exista una alteración también de la inmunidad innata, sobre todo a expensas de un déficit de sustancias que intervienen en la defensa antibacteriana que se denominan péptidos antimicrobianos y que se saben disminuidos en la dermatitis atópica. Los dermatólogos vemos un aumento de incidencia y mayor gravedad de infecciones víricas (herpes, molluscum…) y bacterianas (impétigo, piodermitis…)

Doctor Raúl de Lucas Fuente: Dr. De Lucas

Doctor Raúl de Lucas
Fuente: Dr. De Lucas

Por otro lado, el aspecto de la piel se ve alterado: palidez, ojeras, doble pliegue palpebral, excoriaciones, descamación… lo que altera también las relaciones interpersonales y con el medio ambiente.

-¿Cuáles son las localizaciones habituales en la dermatitis atópica, especialmente en los niños?
El eccema atópico puede afectar cualquier zona del cuerpo. En general, podemos decir que en el lactante suele afectar a la cara, en especial las mejillas, dejando respetada la región perioral. El cuero cabelludo también se ve alterado. Otra localización típica en el lactante es el tronco y la superficie de extensión de los miembros. Es muy común asimismo la localización en las areolas incluso de forma unilateral, prestándose a veces a confusiones con procesos infecciosos.

En el niño más mayor (en la etapa escolar) la dermatitis atópica  suele afectar a las flexuras y a zonas como labios (queilitis) y párpados (blefaritis). En estos casos el rascado hace que las lesiones sean más características con excoriaciones y engrosamiento de la piel (liquenificación). Pueden aparecer manchas blanquecinas en la cara y miembros que denominamos pitiriasis alba y que suponen un eccema de baja intensidad que dificulta el bronceado normal.

-¿Por qué es importante mantener la piel hidratada incluso si no se está sufriendo un brote? ¿Cuándo es preferible aplicar los emolientes?
Los emolientes deben aplicarse entre brotes y son un verdadero tratamiento de la dermatitis atópica. Esta es una enfermedad que se caracteriza por una alteración de la barrera cutánea, estando comprometidas la composición y configuración del manto hidrolipídico que protege la superficie de nuestra piel. Los emolientes para pieles atópicas vienen a suplir y a reparar esta capa tan necesaria para que la barrera cutánea funcione bien y se evite la penetración de irritantes, alergenos y microorganismos. Por tanto, emoliente en dermatitis atópica significa reparación, control, tratamiento y prevención de los brotes.

Es muy importante aplicarlos diariamente y fundamentalmente entre brotes, es decir, una vez que hayamos tratado la inflamación. El uso de emolientes de forma mantenida y diaria se relaciona con menor número de brotes y un ahorro considerable del uso de corticoides tópicos para el tratamiento del eccema.

Autor/a: ArturLuczka Fuente: Pixabay / Public Domain

Autor/a: ArturLuczka
Fuente: Pixabay / Public Domain

-La dermatitis produce un círculo vicioso ‘picor-rascado’ que altera sensiblemente la calidad de vida del paciente y resulta difícil salir de él, hasta el punto de complicar seriamente el proceso. ¿De qué estamos hablando en concreto?
Hablamos de pérdida de sueño, de pérdida de concentración escolar y laboral, de complicaciones infecciosas y alteración de la imagen corporal (heridas, signos de rascado, cambio de la textura y de aspecto de la piel).

Pero quizás lo más relevante es que el rascado altera aún más la barrera cutánea y se produce y mantiene la inflamación, por lo que el prurito será cada vez mayor y se seguirá induciendo al rascado convirtiendo este proceso en algo interminable.

Este círculo vicioso estará salpicado de incidentes normalmente infecciosos, pero no hay que olvidar también que a través de la piel pueden penetrar alergenos que podrían estimular a nuestro sistema inmune y ser los responsables de una mayor incidencia de enfermedades alérgicas (asma, rinitis, alergia a alimentos), que es lo que se conoce como marcha atópica.

-¿Cuál sería a su criterio, como especialista, el emoliente ideal para una dermatitis atópica?
El emoliente ideal debe ser fácil de usar, que se tolere bien, es decir, que no provoque escozor, que repare de forma adecuada la piel atópica, que mejore el picor, que ayude a prevenir las complicaciones infecciosas, que persista al menos 24 horas para favorecer el cumplimiento y, por qué no, que sea económico.

-¿De qué modo se puede prevenir una sobreinfección de la piel en una dermatitis atópica y, en la medida de lo posible, también la aparición de brotes? ¿Es la microplata un buen aliado para combatir los brotes de dermatitis atópica?
La microplata es un antibacteriano natural que ayuda a mantener el equilibrio de la flora de la piel. La microplata actúa exclusivamente en la superficie cutánea, ya que las partículas de microplata son 1.000 veces mayores que el poro de la piel impidiendo así su absorción a través de ésta y de las mucosas (producto con excelente tolerabilidad). Además, al tratarse de plata pura, no es fotoactiva, por lo que no tiñe la piel.

-¿Se puede usar si el paciente tiene alguna alergia cutánea?
Multilind es una gama de emolientes muy segura, dado que está elaborada con ingredientes naturales. Además, no incluye colorantes, perfumes, conservantes, lanolina, emulsionantes PEG, corticoides ni urea, por lo que no irrita la piel, reduciéndose asimismo la aparición de alergias.

La gama Multilind Microplata es también segura, ya que las partículas utilizadas tienen una pureza del 99.5%, por lo que una reacción alérgica es muy improbable.

Fuente: Archivo

Fuente: Archivo

-¿Qué no debe hacerse nunca en una higiene diaria de una piel atópica y que el paciente o los padres de un niño con piel atópica suelen hacer?
La higiene diaria es necesaria pero deben seguirse ciertas normas. Fundamentalmente:
• Baño diario con agua templada o al menos no muy caliente.
• Baño corto, de menos de 20 minutos.
• Usar un syndet, preferiblemete con un pH ácido ( 5 o 5.5).
• Evitar frotar para secar.
• Hidratar inmediatamente tras el baño (‘empapar y untar’)

-¿Qué consejos de higiene y prevención puede dar cuando la dermatitis atópica aparece en la cara? ¿Hay que usar un emoliente concreto, diferente del resto del cuerpo?
Las personas que sufren dermatitis atópica no pueden olvidar el cuidado de la piel de su rostro.

La piel de la cara está constantemente expuesta a factores como el frío o el viento que pueden comprometer la integridad de la función barrera de la capa cutánea. Por este motivo deben aplicarse productos específicos para la piel del rostro, tanto para su higiene como para la hidratación de la misma.

Incluso hay estudios que demuestran que la piel del paciente atópico es más sensible al daño solar, por lo que debemos incorporar a la rutina del paciente atópico, además, un fotoprotector adecuado para esta patología.

Bibliografía
-Elias PM, Williams ML. Comment on ‘does a history of eczema predict a future Basal cell carcinoma?’. J Invest Dermatol. 2013 Jun;133(6):1676-7.
-Mildner M, Jin J, Eckhart L, et al. Knockdown of filaggrin impairs diffusion barrier function and increases UV sensitivity in a human skin model.  J Invest Dermatol. 2010 Sep;130(9):2286-94.

Farmacosalud, todos los derechos reservados     I     Nota legal     I     Política de privacidad     I     Contacto
Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Web Médica Acreditada. Ver más información WISweb creada por Likuit Likuit

La información que figura en esta página web está dirigi­da exclusivamente al Profesional Sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación.

Aviso legal

La información que está a punto de ver está exclusivamente dirigida a profesionales sanitarios. Incluye información sobre especialidades farmacéuticas autorizadas por la Agencia Española del Medicamento. El Real decreto 1416/1994, de 25 de Junio, por el cual se regula la publicidad de los medicamentos de uso Humano. Farmacosalud.com no se hace responsable del uso ilegal o indebido de dicha información. Tampoco se hace responsable de la manipulación de los contenidos derivados de las informaciones. El acceso a ellas y el uso que pueda hacerse es responsabilidad exclusiva de quien lo realice.

Acceder Salir

¿ES USTED PROFESIONAL SANITARIO?

Farmacosalud
Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿Es usted profesional sanitario?
Farmacosalud