Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
Usuario Contraseña
Menu 

Especialidades / Otras especialidades / Homeopatía

Fecha de publicación: 12 diciembre, 2014 / Fecha de Modificación: 10 diciembre, 2014

“¡La homeopatía puede ser muy rápida, espectacularmente rápida!”

La profesora Susan Kempster desmiente que este método terapéutico sea lento por sistema y asegura que si se recetaran medicamentos homeopáticos en la sanidad pública “el gasto se vería muy reducido”

Redacción Farmacosalud.com

Uno de los sambenitos- por decirlo de algún modo- que persigue a la homeopatía es que esta estrategia de tratamiento se caracteriza, por sistema, por su lentitud a la hora de surtir efecto. La profesora Susan Kempster, homeópata y naturópata, se encarga de desmentirlo: “este es uno de los conceptos erróneos. Si la enfermedad a tratar es relativamente reciente, dependiendo del tipo de enfermedad y las causas, ¡la homeopatía puede ser muy rápida! Espectacularmente rápida. Si estamos hablando de enfermedad crónica, muy instaurada en el cuerpo, pues claro, el camino hacia la salud va a ser más lento”. Esta experta, que ejerce como docente de Homeopatía en el Instituto Superior de Medicinas Tradicionales (ISMET, en Barcelona), ‘sueña’ con que algún día se recete homeopatía en la sanidad pública, entre otras razones porque “el gasto se vería muy reducido”. Kempster destaca asimismo que los niños, cuyos “cuerpos no están oxidados e intoxicados por años de malos hábitos”, no presentan “la resistencia de los adultos” a la hora de beneficiarse de “los remedios homeopáticos, que actúan como reequilibradores y restauradores de salud”.

Profesora Susan Kempster Fuente: ISMET

Profesora Susan Kempster
Fuente: ISMET

-Imagine que una persona que nunca ha oído hablar de la homeopatía le pregunta qué es y para qué sirve. ¿Qué le contestaría?
La homeopatía es un método terapéutico que ayuda al cuerpo a reequilibrarse. Si entendemos la enfermedad como un desequilibrio, como si fuera un descarrilamiento de un tren, pues la homeopatía facilita la vuelta al equilibrio, que el tren vuelva al carril. Los remedios homeopáticos están basados en sustancias provenientes de plantas, animales y minerales, cada cual con las propiedades particulares necesarias para facilitar esta vuelta al equilibrio.

-¿Cuál es el grado de penetración de este método terapéutico entre la sociedad española?
Los remedios homeopáticos se encuentran libremente, y con bajo coste, en muchísimas farmacias en España, y en las farmacias donde no se encuentran de modo habitual normalmente se pueden pedir. Hay muchos conceptos erróneos, pero también un sector de la comunidad fiel a la homeopatía. Cuando encuentro personas que siempre, desde pequeños, han sido tratadas con homeopatía, casi siempre tienen una salud excelente, algo que es visible por brillo de los ojos y una piel luminosa. También hay mucha gente que cree que no es científico, que sólo son bolitas de azúcar, y cualquier efecto es por efecto placebo. Ahora hay un creciente número de estudios científicos que están demostrando su eficacia y que plantean hipótesis plausibles acerca de los mecanismos de acción de los remedios homeopáticos.

-Mucha gente asocia homeopatía a la presentación en ‘bolitas’. ¿Cuáles son las formas de presentación que puede ofrecer la homeopatía?
Lo más común son las bolitas. También hay preparados en líquido para ser tomados en gotas, o para inyecciones subcutáneas como en la mesoterapia. Sin embargo, lo más común y fácil son las bolitas, que pueden ser también disueltas en agua.

-¿Hay que considerarlos como medicamentos?
El marco legal en España en este momento los contempla como medicamentos; sin embargo, la palabra ‘medicamento’, si está utilizada también para fármacos, quizás no sea la palabra más adecuada. No son completamente inocuos, pero no tienen en absoluto la toxicidad de ciertos fármacos, que pueden ser mortales tomados en exceso. Hay que considerarlos medicamentos en el sentido de que tienen efecto positivo sobre la salud de las personas cuando están bien recetados, pero no deben entrar en el mismo lote que los fármacos alopáticos*.

-¿Llegará el día en que se recete homeopatía en la sanidad pública?
¡Espero que sí! Homeópatas trabajando al lado de médicos, al lado de otros profesionales de medicinas complementarias… El gasto se vería muy reducido y tendríamos un pueblo más saludable en general. La homeopatía, a diferencia de la medicina alopática, busca la curación, no el mantenimiento de la enfermedad. Por supuesto, algunas enfermedades son difíciles o imposibles de curar, pero mejorar la salud de base, incluso en casos graves, debe ser el objetivo siempre.

-La percepción es que la homeopatía es una estrategia de tratamiento que suele tardar en hacer efecto… ¿Esto es así realmente?
¡Depende! No se puede generalizar así. Este es uno de los conceptos erróneos. Si la enfermedad a tratar es relativamente reciente, dependiendo del tipo de enfermedad y las causas, ¡la homeopatía puede ser muy rápida! Espectacularmente rápida. Si estamos hablando de enfermedad crónica, muy instaurada en el cuerpo, pues claro, el camino hacia la salud va a ser más lento -es lógico, ¿no?-. La cuestión es que la curación será permanente (cuando ésta es posible). Lo que sí que se puede notar casi enseguida con el remedio homeopático bien elegido será una especie de bienestar psicoemocional. La medicina alopática puede que quite el dolor, o te hace pensar que estás mejor, pero en muchos casos lo que está haciendo es prolongar una situación de enfermedad en el cuerpo, que luego se vuelve incurable. La medicina alopática te puede salvar la vida en situaciones extremas y graves, pero no es necesariamente el mejor sistema de salud. La homeopatía bien recetada te restaura la salud.

-¿Existe homeopatía para toda clase de enfermedades y síntomas?
En principio sí, pero lo que podamos conseguir dependerá siempre de la gravedad y de la fase de la enfermedad. Con esto no quiero decir que no se debe utilizar la homeopatía en casos graves, para nada -puede ser lo más adecuado en casos incluso muy graves-, pero siempre hay que evaluar cada caso por sus méritos y siempre mirar todos los riesgos y posibilidades. Hay también circunstancias donde será necesario el uso de medicamentos alopáticos, y entonces la homeopatía puede ser útil para mejorar el estado o paliar los efectos secundarios, por más que hacerlo así no sea lo ideal.

Autor/a: Jon Sullivan Fuente: Wikimedia Commons

Autor/a: Jon Sullivan
Fuente: Wikimedia Commons

-Algunos remedios homeopáticos utilizan venenos como el arsénico altamente diluidos y habrá quien pueda sorprenderse. ¿Puede haber algún tipo de reacción adversa?
Se tiene que entender que los remedios homeopáticos no tienen nada que ver con la toma de estas sustancias en dosis ponderales -es decir, tomando directamente de la sustancia base-. Los remedios homeopáticos son altamente diluidos y dinamizados, lo que quiere decir que contienen como si fuera la huella de la sustancia original, pero sin tener las propiedades nocivas. En este estado diluido son capaces de dar información como si fuera una réplica, y se receta como si fuera un espejo de los síntomas del caso, anulando así los síntomas de la enfermedad, sustituyéndolos con un espejismo, un efecto medicamentoso que después desaparece. En general, el potencial de reacción adversa es mínima. A veces, en pocos casos, algún remedio o alguna dilución puede ser contraindicada por suponer un riesgo. Hay algunos remedios que, si la persona es susceptible, solamente deben ser dados en diluciones más altas (más diluido), como puede ser Apis mellifica -basado en el veneno de las abejas-, que en raras ocasiones puede provocar una reacción alérgica. Pero es una excepción. En algunos casos puede haber una ‘crisis curativa’, normalmente si empujamos el cuerpo más rápidamente que lo que éste puede ir. Estas crisis remiten normalmente en poco tiempo, al suspender la toma del medicamento.

-La fiebre es un síntoma común en diferentes procesos. ¿Cómo actúa la homeopatía en este caso y qué sustancia suele estar indicada?
Pueden ser muchos los remedios que se utilizan para la fiebre, pero como bien dices la fiebre es un síntoma común en diferentes procesos, así que el remedio se recetará según las manifestaciones individuales de la fiebre. Por ejemplo podemos pensar en Aconitum napellus si la instauración de la fiebre es brusca, si es por exposición al viento frío; en la Belladona para una fiebre ardiente, con la piel roja y caliente, los ojos glaseados y dolores pulsátiles; en Ferrum phosphoricum en los comienzos, cuando la instauración no es tan brusca como con Aconitum o Belladona. Y así, cada remedio con sus características específicas. El arte está en saber reconocer esta individualidad. No todas las fiebres son iguales, no todas las personas son iguales.

Autor/a: myhtech Fuente: openclipart.org

Autor/a: myhtech
Fuente: openclipart.org

-¿Por qué la homeopatía resulta tan eficaz en niños?
Porque los niños todavía tienen cuerpos más o menos limpios, más o menos libres de cicatrices, de daños, de problemas. Sus sistemas funcionan con eficacia, su metabolismo es rápido y eficaz. Sus cuerpos no están oxidados e intoxicados por años de malos hábitos. Su crecimiento e intercambio celular es mucho más fluido y rápido que en los adultos, y sus mecanismos de reparación también, de manera que es más fácil que cualquier desequilibrio se corrija con un mínimo de esfuerzo. En niños, los remedios homeopáticos, que actúan como reequilibradores y restauradores de salud, no se encuentran con la resistencia de los adultos.

-¿No interacciona con medicamentos de síntesis que se estén tomando?
Siempre que hay medicamentos en un cuadro se tiene que monitorizar, porque aunque puede que los medicamentos homeopáticos no interactúen con ellos a nivel farmacológico, sí pueden cambiar el estado de salud de la persona, lo que puede hacer alterar la dosis necesaria de cualquier fármaco. Siempre se tienen que evaluar los riesgos y monitorizar casos cuando hay medicamentos de síntesis en el cuadro.

* Alopatía (según RAE): terapéutica cuyos medicamentos producen en el estado sano fenómenos diferentes de los que caracterizan las enfermedades en que se emplean

Farmacosalud, todos los derechos reservados     I     Nota legal     I     Política de privacidad     I     Contacto
Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Web Médica Acreditada. Ver más información WISweb creada por Likuit Likuit

La información que figura en esta página web está dirigi­da exclusivamente al Profesional Sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación.

Aviso legal

La información que está a punto de ver está exclusivamente dirigida a profesionales sanitarios. Incluye información sobre especialidades farmacéuticas autorizadas por la Agencia Española del Medicamento. El Real decreto 1416/1994, de 25 de Junio, por el cual se regula la publicidad de los medicamentos de uso Humano. Farmacosalud.com no se hace responsable del uso ilegal o indebido de dicha información. Tampoco se hace responsable de la manipulación de los contenidos derivados de las informaciones. El acceso a ellas y el uso que pueda hacerse es responsabilidad exclusiva de quien lo realice.

Acceder Salir

¿ES USTED PROFESIONAL SANITARIO?

Farmacosalud
Esta información está dirigida exclusivamente a los profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos y que, por lo tanto, es necesaria una formación especializada para su correcta interpretación.
¿Es usted profesional sanitario?
Farmacosalud