Usuario Contraseña
Menu 

Especialidades / Enfermedades predominantes / Gastroenterología y enfermedades digestivas

Fecha de publicación: 8 enero, 2018 / Fecha de Modificación: 10 enero, 2018

Importancia de las unidades médico-quirúrgicas en el manejo de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Dra. Mónica Millán Scheiding, MD, PhD, EBSQ-C, FASCRS. Jefa de sección de Coloproctología del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo. Hospital Universitario Joan XXIII. Tarragona, España. Miembro del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU)

Dra. Mónica Millán Scheiding

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es una enfermedad crónica cuyos síntomas son comúnmente controlados mediante tratamiento médico, pero éste debe aplicarse durante largos periodos de tiempo y muchas veces con sintomatología asociada. La Enfermedad de Crohn (EC) y la Colitis Ulcerosa (CU) tienen un impacto sustancial sobre los pacientes y la sociedad, porque su presentación es más frecuente en la población joven, con los consecuentes efectos a largo plazo sobre la salud física, funcionamiento social, y la calidad de vida de los pacientes.[1,2] Estos enfermos jóvenes, previamente sanos, se enfrentan a una patología crónica y con una terapia potencialmente compleja, incluyendo diferentes tipos de tratamiento médico y quirúrgico, encontrándose con la necesidad de visitar múltiples especialistas y realizar múltiples pruebas, en ocasiones de urgencia, con la consecuente ansiedad que toda esta situación produce.[3]

La coordinación entre los diferentes especialistas implicados, y el hecho de tener una persona de contacto y referencia a lo largo de la patología, ha sido desde hace años uno de los objetivos principales tanto de los profesionales de la salud como de los propios pacientes para mejorar el manejo de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

¿Qué es una unidad multidisciplinar?

Doctora Mónica Millán Scheiding Fuente: Dra. Millán Scheiding

Doctora Mónica Millán Scheiding
Fuente: Dra. Millán Scheiding

Desde hace varios años se ha estado trabajando intensamente sobre la forma de mejorar el abordaje terapéutico y seguimiento de las personas con EII. En 2004 se publicó un estudio de consenso para intentar definir “la mejor práctica” (‘best practice’ in IBD) en siete países europeos e Israel. La forma de llegar a sus conclusiones fue mediante la identificación, recolección, evaluación, diseminación e implementación de la información sobre la enfermedad y monitorización de los resultados de las intervenciones practicadas. Una de sus principales conclusiones y recomendaciones fue la necesidad de implementar la comunicación y colaboración multidisciplinaria e interdisciplinaria (mínimos: Gastroenterología y Cirugía).[4]

Un consenso reciente liderado por gastroenterólogos españoles[2] determinó que el equipo mínimo para conseguir un tratamiento de alta calidad de pacientes con EII debería incluir una enfermera clínica especializada, gastroenterólogos, radiólogos, cirujanos, endoscopistas y estomaterapeutas.

También en otros países como Australia o Reino Unido se han definido los equipos multidisciplinares “ideales” (MDT), que deberían incluir un/a gastroenterólogo especializado en EII, cirujano colorrectal especializado en EII, enfermera clínica de EII con un teléfono de contacto, dietista, psicólogo o terapeuta, estomaterapeuta, radiólogo con especial interés en EII y patólogo con especial interés en EII.[3,5,6]

En el documento publicado recientemente por GETTECU (Normalización de los Indicadores de Calidad para Unidades de Atención Integral a pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal) también se enumera como estándar la existencia de comités de EII, integrados por gastroenterólogos, radiólogos y cirujanos, para la discusión de casos clínicos complejos en los que sea necesario un abordaje multidisciplinar. Recomiendan además que la cirugía de estos pacientes sea realizada por cirujanos integrados en la Unidad, con experiencia en el tratamiento quirúrgico de pacientes con EII.[7]

Estos equipos multidisciplinares proporcionarían un tratamiento individualizado tanto durante los ingresos hospitalarios como ambulatorio, sin romper la continuidad con el paciente.

¿Por qué son importantes las unidades médico-quirúrgicas?

El manejo quirúrgico de los enfermos de EII se considera de extrema importancia, ya que hasta un 80% de los pacientes con enfermedad de Crohn (EC) requerirán al menos una intervención quirúrgica durante su vida[8] y hasta un 75% de los pacientes operados requerirán al menos otra intervención a lo largo de su enfermedad.[9-12] La especialización y experiencia del equipo de cirugía disminuye el riesgo de complicaciones y asegura la realización de la intervención quirúrgica ‘apropiada’ para cada paciente de forma individualizada.

(Imagen modificada) Autor/a del original: caprisco Fuente: morguefile.com (free photo)

(Imagen modificada) Autor/a del original: caprisco
Fuente: morguefile.com (free photo)

Se han realizado diferentes estudios multicéntricos en otros países acerca del tratamiento quirúrgico de la EII[13] y en nuestro país sobre el tratamiento médico y la calidad de vida percibida por el paciente[14-16], que demuestran el efecto de la creación de equipos multidisciplinares y especialización en EII sobre los resultados y la satisfacción de los pacientes. Una encuesta reciente sobre el tratamiento quirúrgico de la EII en España[17] evidencia un déficit importante de coordinación y formación quirúrgica en EII en nuestro país. En este estudio, la mayoría de participantes (cirujanos españoles) respondieron que es necesario el desarrollo de registros y aumentar la formación y la investigación en la cirugía de la EII en España.

Los beneficios potenciales del equipo multidisciplinar (MDT) han sido ampliamente demostrados en el tratamiento del cáncer colorrectal, e incluyen: mejorar la consistencia, continuidad, y coste-efectividad del tratamiento; mejorar la comunicación entre profesionales sanitarios, incrementar la satisfacción y bienestar psicológico de los pacientes, y quizá, más importante, mejorar los resultados. En la EII, el arsenal cada vez más amplio de tratamientos, un rango muy amplio de complejidad de la enfermedad, y las intervenciones técnicamente demandantes necesitan una buena comunicación interdisciplinar y mejoría en la consistencia, continuidad y coste-efectividad del tratamiento, así como la medición de resultados clínicos.[18]

En la Enfermedad de Crohn, tanto los pacientes con enfermedad estenosante, como los de patrón penetrante, así como las personas con enfermedad perianal, se benefician de un manejo multidisciplinar. Se ha demostrado que el manejo de estos pacientes por un equipo especializado y dedicado disminuye la morbilidad, requerimientos y complicaciones relacionadas con la cirugía, e incluso la mortalidad en pacientes con EII.[19-22] El tratamiento quirúrgico de la EC ha avanzado de forma considerable en las últimas dos décadas. La formación y especialización quirúrgica, el uso de cirugía mínimamente invasiva y la optimización perioperatoria de los pacientes confieren ventajas importantes a estos enfermos. Esto también se ha demostrado en la Colitis Ulcerosa, donde las indicaciones y la selección de la técnica quirúrgica apropiada, así como la experiencia y especialización del equipo quirúrgico, ha demostrado claramente una mejoría de resultados, con disminución de complicaciones y mejores resultados funcionales a largo plazo.[23,24]

Camilla de quirófano Autor/a de la imagen: E. Arandes / www.farmacosalud.com Fuente: Gentileza del Hospital Sagrat Cor de Barcelona

Camilla de quirófano
Autor/a de la imagen: E. Arandes / www.farmacosalud.com
Fuente: Gentileza del Hospital Sagrat Cor de Barcelona (ARCHIVO)

Además, en los equipos multidisciplinares o Unidades de Atención al paciente con EII, la figura de la enfermera clínica adquiere una importancia fundamental. El/la enfermero/a tiene un papel único e irremplazable como contacto y defensor de los deseos y necesidades de los pacientes. Ofrecen un enfoque único sobre la persona en su conjunto, y pueden ayudar al manejo de la enfermedad dentro del contexto vital del enfermo, y no solamente según la respuesta o no al tratamiento. Son fundamentales para completar la información a los pacientes y para discutir otros aspectos de la enfermedad que pueden ser difíciles de abordar en una consulta médica convencional, como el impacto social, familiar o sexual de la afección y los tratamientos. También son la figura ideal para gestionar la coordinación entre los diferentes miembros del equipo, tanto para consultas, como para pruebas radiológicas o endoscópicas, tratamientos, preparación para intervenciones quirúrgicas, necesidad de educación sobre un posible estoma, seguimientos, etc.[25]

Este año la ECCO (European Crohn´s and Colitis Organization) ha elaborado un currículum específico para gastroenterólogos dedicados a la EII que puntualiza los conocimientos que debe tener un/a gastroenterólogo para considerarlo “experto” en EII. Dentro del currículum, destaca la importancia del equipo multidisciplinar para la toma de decisiones, y cómo utilizarlo para maximizar la calidad de los cuidados a la persona con EII.[26] En relación a la cirugía, destaca también que el gastroenterólogo “experto” debe entender las indicaciones de cirugía en enfermedad activa y complicaciones incluyendo enfermedad estenosante y penetrante; el papel de la cirugía en el manejo de la displasia relacionada con la patología; la importancia de la optimización preoperatoria; el impacto de la medicación concomitante sobre los resultados quirúrgicos; los diferentes abordajes quirúrgicos tales como métodos de preservación intestinal en EC y diferentes opciones a largo plazo tras la colectomía subtotal en CU, y debe saber que una relación temprana con los cirujanos es importante para un manejo de alta calidad del paciente.[26]

¿Cómo podemos mejorar?

Fuente: Archivo

Fuente: Archivo

La cirugía de la EII continúa siendo un área altamente demandante y colaborativa para cirujanos colorrectales y gastroenterólogos, dada la complejidad de las habilidades técnicas y no-técnicas que se necesitan para el correcto manejo de estos pacientes. La recogida sistemática de datos en registros auspiciados por sociedades científicas nacionales es efectiva para recoger, analizar y mejorar los resultados y la calidad de la atención sanitaria. En España, GETECCU lleva años manteniendo y promocionando el registro ENEIDA, donde se recogen algunos datos quirúrgicos. No obstante, estos datos podrían modificarse y/o ampliarse para incluir las variables más relevantes relacionadas con la calidad de la cirugía, tanto a nivel de complicaciones postoperatorias y morbi-mortalidad, como de resultados a medio-largo plazo funcionales y de calidad de vida postoperatoria, como se ha ido recogiendo en otros países, por ejemplo, con el ‘UK pouch registry’[27], que recoge datos de los reservorios ileoanales realizados en Gran Bretaña. Otra posibilidad sería crear un registro propio nacional de cirugía en EII, para poder analizar de forma más completa los resultados reales en nuestro país.

Autores como Burns et al[28], analizando los datos del ‘UK pouch registry’, concluyeron que los enfermos intervenidos en centros de mayor volumen presentaban mejores resultados a corto y medio plazo, con menos riesgo de fracaso del reservorio a largo plazo. Esto ha conllevado varias iniciativas sobre la ‘necesidad’ de centralizar las cirugías, sobre todo de procedimientos tan complejos como el reservorio ileoanal. Desafortunadamente, la relación entre volumen y resultados no siempre es tan clara. Muchas veces resulta en una ‘sobre-simplificación’ del problema, puesto que, en todos los estudios al respecto, existen centros de ‘bajo volumen’ con mejores resultados que algunos centros más grandes, por ejemplo. Y ningún sistema sanitario querría prohibir a estos especialistas realizar esta cirugía y obligarles a derivar pacientes a centros de mayor volumen, pero con resultados más mediocres. La única manera de poder saber los resultados de centros de bajo o alto volumen pasa por un registro de los mismos. La medición de resultados, sea con un registro voluntario o mediante bases de datos administrativos, será imprescindible para poder garantizar la mejoría de la calidad en la cirugía de la EII.[27]

En conclusión, los mejores cuidados para personas con Enfermedad Inflamatoria Intestinal provienen de los servicios de equipos multidisciplinares que incluyen gastroenterólogos, cirujanos, radiólogos, otras especialidades, y enfermería especializada, todo ello basado en las guías de práctica clínica más recientes. El futuro pasará probablemente por crear y dotar centros de excelencia en EII y promocionar el trabajo en equipo con distintos niveles de atención a los pacientes.[29]

Para esto será necesario implementar sistemas robustos de recogida de información, con el fin de poder evaluar los cambios tanto a nivel estructural como de proceso que proporcionan resultados de mejora reales para nuestros pacientes.

Bibliografía
1. Panes J (2012). Enfermedad inflamatoria del intestino. En: Rozman CCF, editor: Farreras-Rozman. Medicina Interna, XVII ed., vol.I. Barcelona:Elsevier; 2012. P 165-76.
2. Calvet X, Panes J, Alfaro N, Hinojosa J, Sicilia B, et al. (2014).Delphi Consensus statement: Quality indicators for inflammatory Bowel Disease Comprehensive Care Units. Journal of Crohn´s and Colitis;8:240-251.
3. The IBD standards group. Standards for the Healthcare of people who have inflammatory bowel disease. 2013 Update. Available at: http://www.ibdstandards.org.uk/uploaded_files/IBDstandards.pdf
4. Van der Eijk I, Verheggen FW, Russel MG, et al. “Best practice” in inflammatory bowel disease: an international survey and audit. European Journal of Internal Medicine 2004;15:113-120.
5. Crohn´s &Colitis Australia. Interim Australian IBD Standards: standards of healthcare for people with inflammatory bowel disease in Australia. 2015
6. Lawrence IC. The multidisciplinary team. Journal of Gastroenterology and Hepatology 2016;31:17.
7. GETECCU. Normalización de los Indicadores de Calidad para Unidades de Atención Integral a pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Descargado de www.geteccu.org (2-10-2017)
8. Sachar DB. Recurrence rates in Crohn’s disease: predicting the future and predicting the past. Gut 2006 55:1069–1070
9. Bernell O, Lapidus A, Hellers G. Risk factors for surgery and postoperative recurrence in Crohn’s disease. Ann Surg 2000;231:38–45
10. Olaison G, Smedh K, Sjodahl R. Natural course of Crohn’s 
disease after ileocolic resection: endoscopically visualised ileal 
ulcers preceding symptoms. Gut 1992; 33:331–335
11. Rutgeerts P, Geboes K, Vantrappen G, Kerremans R, Coenegrachts 
JL, Coremans G. Natural history of recurrent Crohn’s dis- ease at the ileocolonic anastomosis after curative surgery. Gut 1982 25:665–672
12. Lock MR, Farmer RG, Fazio VW, Jagelman DG, Lavery IC, Weakley FL Recurrence and reoperation for Crohn’s dis- ease: the role of disease location in prognosis. N Engl J Med 1981;304:1586–1588
13. Mawdsley JE, Irving PM, Makins RJ, Rampton DS. Optimizing quality of outpatient care for patients with inflammatory bowel disease: the importance of specialist clinics. Eur J Gastroenterol Hepatol 2006;18:249-53.
14. Taxonera C. Consultas monográficas y unidades de enfermedad inflamatoria intestinal ¿Son necesarias? Enfermedad Inflamatoria intestinal al día 2009;101:187-94.
15. Herrerias-Gutierrez JM, Arguelles Arias F, Moreno Gallego M, de Dios Vega J, Martin-vivaldi, Martinez R, DominguezMacias A, et al. Results of a survey about specific inflammatory bowel disease units in Andalusia. Rev Esp Enferm Dig 2009;101:187-94.
16. Casellas F, Fontanet G, Borruel N, et al. The opinion of patients with inflammatory bowel disease on healthcare received. Rev Esp Enferm Dig. 2004; 96: 174–184.
17. Sanchez-Guillen L, Blanco-Antona F, Millan-Scheiding M. Estado de la cirugía de la enfermedad inflamatoria en España. Resultado de una encuesta nacional. Cir Esp 2016;94:560-568
18. Windsor A, Forbes A. Is the multidisciplinary team essential for the future management of patients with inflammatory bowel disease? Colorectal Dis 2007;9:478-479
19. Van Assche G, Dignass A, Reinisch W, van der Woude CJ, Sturm A, De Vos M, Guslandi M, Oldenburg B, Dotan I, Marteau P, Ardizzone A, Baumgart DC, D’Haens G, Gionchetti P, Portela F, Vucelic B, Soderholm J, Escher J, Koletzko S, Kolho KL, Lukas M, Mottet C, Tilg H, Vermeire S, Carbonnel F, Cole A, Novacek G, Reinshagen M, Tsianos E, Herrlinger K, Oldenburg B, Bouhnik Y, Kiesslich R, Stange E, Travis S, Lindsay J (2010) The second European evidence-based consensus on the diagnosis and manage- ment of Crohn’s disease: special situations. J Crohn’s Colitis 4:63– 101
20. Nguyen GC, Nugent Z, Shaw S, Bernstein CN. Outcomes of patients with Crohn´s disease improved from 1988 to 2008 and were associated with increased specialist care. Gastroenterology 2011;141;90-7.
21. Hirakawa T, Kato J, Takahashi S, Suzuki H, Akita M, Saito S, et al. Disparity in clinical care for patients with inflammatory bowel disease between specialists and non-specialists. Gastroenterology 2012;142:S-779.
22. Gasparetto M, Angriman I, Guariso G. The multidisciplinary health care team in the management of stenosis in Crohn´s disease. Journal of Multidisciplinary Healthcare 2015;8:167-179
23. Øresland T, Bemelman W, Sampietro GL, Spinelli A, et al. European evidence-based consensus on surgery for ulcerative colitis. Journal of Crohn´s and Colitis 2015;4-25
24. ECCO-ESCP Consensus on Surgery for Crohn’s Disease. Bemelman WA, Warusavitarne J, Sampietro GM, Serclova Z, Zmora O, Luglio G, de Buck van Overstraeten A, Burke JP, Buskens CJ, Francesco C, Amil Dias J, Eliakim R, Elosua T, Gecim IE, Kolacek S, Kierkus J, Kolho KL, Lefevre JH, Millan M, Panis Y, Pinkney T, Russell RK, Shwaartz C, Vaizey C, Yassin N, D’Hoore A; European Crohn’s and Colitis Organisation (ECCO); European Society of Coloproctology (ESCP). J Crohns Colitis. 2017 May 11. doi: 10.1093/ecco-jcc/jjx061. [Epub ahead of print]
25. Hernandez-Sampelayo P, Seoane M, Oltra L, Marin L, Torrejon A, Vera MI, Garcia V, Lázaro P, Parody E, Blasco AJ, Casellas F. Contribution of nurses to the quality of care in management of inflammatory bowel disease: A synthesis of the evidence. Journal of Crohn´s and Colitis 2010;4:611-622
26. Lindsay JO, Irving PM, Mantzaris GJ, Panés J. ECCO position statement: ECCO IBD Curriculum. Journal of Crohn´s and Colitis 2017;1039-43.
27. Faiz O, Fearnhead N, Brown S. Improving quality in surgery for Inflammatory Bowel Disease (IBD). Colorectal Dis 2017;19:615-616.
28. Burns EM, Bottle A, Aylin P, Clark SK, Tekkis PP, Darzi A., et al. Volume analysis of outcome following restorative proctocolectomy. Br J Surg 2011;98:408-417
29. Panés J, O´Connor M, Peyrin-Biroulet L, Irving P, Peterson J, Colombel JF. Improving quality of care in inflammatory bowel disease: what changes can be made today? Journal of Crohn´s and Colitis 2014;919-926

Farmacosalud, todos los derechos reservados     I     Nota legal     I     Política de privacidad     I     Contacto
Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Web Médica Acreditada. Ver más información WISweb creada por Likuit Likuit

La información que figura en esta página web está dirigi­da exclusivamente al Profesional Sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación.

Aviso legal

La información que está a punto de ver está exclusivamente dirigida a profesionales sanitarios. Incluye información sobre especialidades farmacéuticas autorizadas por la Agencia Española del Medicamento. El Real decreto 1416/1994, de 25 de Junio, por el cual se regula la publicidad de los medicamentos de uso Humano. Farmacosalud.com no se hace responsable del uso ilegal o indebido de dicha información. Tampoco se hace responsable de la manipulación de los contenidos derivados de las informaciones. El acceso a ellas y el uso que pueda hacerse es responsabilidad exclusiva de quien lo realice.

Acceder Salir